Kandinsky: Forma, Color y ¿Sabor?

Para Kandinsky existían dos tipos de arte: un arte estable, material, que no se transforma, y un arte abstracto, figurativo, que es susceptible de transformación y de evolución. El dominio de las formas abstractas permite al artista guiar al espectador.

Esto decía este señor, al que se le atribuye la invención de lo abstracto. Aunque, si escucháis este podcast, ya sabréis que años antes a Kandinsky, existió Hilma Af Klin, que sí podríamos decir que fue la primera persona que comenzó a pintar abstracto, aunque, por una serie de cuestiones, sus cuadros se descubrieron más tarde. Esto lo podéis ver en el texto dedicado a Hilma Af Klin.

Desde mi punto de vista, Kandinsky fue quien teorizó y de alguna manera dio a conocer este estilo. Por los estudios, o sea, el laboratorio que estoy realizando ahora, una cosa que llamo “Reestructurando los valores escénicos” y que divido esta primera parte en 4: Cocina y Escena, Pintura y Escena, Arquitectura y Escena y Convivencia y Escena. Lo que pretendo es extraer los valores de otros oficios y gremios para aplicarlos al campo de las Artes Escénicas.

Bien, como me encuentro en este primero; el de Cocina y Escena, que ya me he reunido con personas interesantes como Ricard Martínez (Espaisucra), José Burgos (Restaurante Los Arcos), Julio Fernández (Único restaurante en Sevilla con una estrella Michelin El Abantal)… en fin, todos Chef creativos que su tipo de cocina, su forma de entender la gastronomía, podríamos decir que está muy cercana al arte, incluso podría afirmar que, efectivamente, se trata de arte.

El caso es que estoy experimentando sobre cómo afectan los colores a los sabores, porque sí, afectan. Y todo esto me ha llevado a retomar la figura de Vasily Kandinsky, quien realizó un experimento con sus alumnos de la Bauhaus para determinar que relacionamos las figuras geométricas básicas con los colores primarios. Así que de ello vamos a hablar; Vasily Kandinsky; Colores y Formas.

Kandinsky

Vamos a comenzar por el principio; ¿quién es Vasily Kandinsky?

Kandinsky fue un pintor Ruso, aunque también obtuvo la doble nacionalidad francesa, que, como ya he dicho, está considerado como el precursor del arte abstracto. Fue teórico y pintor sobre este concepto. Muy conocido por sus clases en la Escuela Bauhaus desde el 1922 hasta que la cerraron los nacis en el 1933, que fue cuando se trasladó a Francia donde residió el resto de su vida.

En 1910 este pintor sugirió una relación «inevitable» entre las formas geométricas básicas, o sea, triángulo, cuadrado y círculo, y los colores primarios, es decir, amarillo, rojo y azul.

De esta manera, determinó que el triángulo es amarillo, el cuadrado rojo y el círculo azul. Pero, ¿cómo llegó a este contexto?

En su libro “De lo espiritual en el arte” defiende que la forma es la delimitación de una superficie interna por una superficie externa; puede referirse a un objeto real o a una entidad abstracta como, por ejemplo, el triángulo.

El color, por su parte, se imagina primero de manera abstracta y, en cuanto queda delimitado por una superficie, adquiere un tono determinado. Éstos pueden ser realzados por las formas.

Así, entiende que el color amarillo es agudo y por ello calza mejor con una figura aguda, como es el triángulo.

Pero, igualmente, esta sicología del color puede ser mitigada por las formas, o sea, su regla se puede romper según en qué forma lo apliques.

Esto, puede ser un poco difícil de entender. Pero no me cabe la menor duda, que existe una relación entre colores y formas. Al igual, (que es a lo que voy), la relación entre color y sabor. Y si esto es así, debe existir una relación entre forma y sabor.

En su libro “Punto y línea sobre plano”, de 1926, Kandinsky desarrolló esta relación entre formas y colores.

Me resulta super interesante que una persona se empiece a cuestionar estas cosas; quiero decir, Kandinsky comenzó a analizar un punto (un simple punto) y terminó escribiendo un libro.

Punto y Línea Sobre el Plano

Esto me dice que el conocimiento profundo de una materia, puede hacernos desarrollar ideas maravillosas, como en este caso el concepto abstracto.

Vamos a ver; el punto es el elemento básico de toda obra pictórica; (esto dice en el libro Wasily Kandinsky), materialmente, surge del contacto de un instrumento con una superficie. (Hasta aquí todo esto es entendible, pero vamos a entrar en cosas un poco más ambiguas)

El punto está en reposo, o sea, un punto está en reposo, hasta que, al moverse, surge la línea. Si el punto se mueve en una sola dirección hace surgir la línea recta, pero si dos puntos chocan desde diferentes direcciones generan líneas quebradas o angulares.

Estas líneas quebradas las esquematiza en tres grupos: líneas quebradas con ángulo agudo (45º), líneas quebradas con ángulo recto (90º) y líneas quebradas con ángulo obtuso (135º). Estos ángulos son la transición necesaria antes de llegar a las formas básicas: el ángulo agudo se resuelve en triángulo, el ángulo recto en cuadrado y el ángulo obtuso en círculo.

Y ahora ¿por qué los relaciona con colores? Dice que por extensión. Nos comenta que el ángulo agudo está más cerca del máximo decalor y tiene por tanto coloración amarilla; el ángulo obtuso está más cerca del máximo de frío y tiene entonces color azul; entre estos dos extremos se encuentran el ángulo recto y el color rojo.

El hecho de que Kandinsky lo vea así, ha llevado a pensar a expertos que el pintor padecía sinestesia. La sinestesia es una condición neurológica en la cual el individuo recibe un estímulo en la modalidad de un sentido (o sea, gusto, vista, olfato, tacto, u oído) y lo experimenta en otro. Por ejemplo, hay personas que escucha una tonalidad musical y la relacionan con sabores, o una acaricia con un aroma.

Pero claro, Kandinsky no llega a estas conclusiones sólo, sino que realiza experimentos con sus alumnos, para determinar si está en lo cierto o no.  Y en un tanto por ciento muy elevado, las personas coinciden en estas relaciones.

Por ello, en la evolución del pintor hacia lo abstracto, existe una cercanía en todo esto que estamos hablando, con el resultado que vemos en los cuadros.

Relación entre figuras geométricas básicas y colores primarios

Kandinsky separa el mundo espiritual y el material. Para él, lo espiritual es un movimiento progresivo y ascendente, mientras que lo material es un movimiento de retroceso y descendente; pero no sólo de términos, sino también de formas, y representa el progreso de la vida espiritual como un triángulo que se mueve hacia arriba y hacia adelante, mientras que la decadencia de la vida espiritual la represente con un triángulo que se mueve hacia abajo y hacia atrás.

No quiero entrar en conceptos demasiado liosos sobre espiritualidad, forma, materia, contenido… pero sí debéis tener claro que el concepto de lo abstracto no se basa en hacer lo que uno quiera porque así le sale. La idea es más complicada, más compleja… El Arte Abstracto prescinde de toda figuración y propone una nueva realidad distinta a la natural. Usa un lenguaje visual de forma, color y línea para crear una composición que puede existir con independencia de referencias visuales del mundo real. Además intenta obtener con esa fórmula la máxima expresión.

Decía Kandinsky que el realismo tiende a suprimir lo abstracto del cuadro y la abstracción tiende a suprimir lo real.

Este señor solía exponer los temas a través de dualidades. Por ejemplo, decía que el problema de la forma se puede dividir en dos partes: la forma por excelencia y la forma por extensión. Respecto al color, también propone que sea estudiado mediante dos líneas de investigación.

Cada color y cada forma, como elementos individuales, deben estar subordinados a la construcción de una obra, es decir, a la composición.

De lo Espiritual en el Arte

La relación entre el color y la forma es tan estrecha para Kandinsky que en “De lo espiritual en el arte”, llegará a decir: “La relación inevitable entre color y forma nos lleva a la observación de los efectos que tiene esta última sobre el color. La forma, aun cuando sea completamente abstracta y se reduzca a una forma geométrica, posee en sí misma su sonido interno, es un ente espiritual con propiedades identificables a ella. Un triángulo (sin que importe que sea agudo, llano o isósceles) es uno de esos entes con su propio aroma espiritual. Al relacionarse con otras formas, este aroma cambia y adquiere matices consonantes, pero, en el fondo, permanece invariable, así como el olor de la rosa nunca podrá confundirse con el de la violeta. Igual sucede con el círculo, el cuadrado y las demás formas (24). Es decir, como en el caso del color, hay una substancia subjetiva en una envoltura objetiva. La relación entre forma y color se evidencia así claramente. Un triángulo amarillo, un círculo azul, un cuadrado verde, otro triángulo verde, un círculo amarillo, un cuadrado azul, etc., son entes totalmente diferentes y que actúan de modo completamente distinto. Determinados colores son realzados por determinadas formas y mitigados por otras. En cualquier caso, los colores agudos poseerán una mayor resonancia cualitativa en formas agudas (por ejemplo, el amarillo en un triángulo). Los colores que tienden a la profundidad, son resaltados por las formas redondas (por ejemplo, el azul por un círculo). Está claro que la disonancia entre forma y color no es necesariamente disarmónica sino que, por el contrario, abre una nueva posibilidad de armonía. El número de colores y formas es infinito, así como las combinaciones y los efectos. El material es inagotable.”

Del estudio que hace Kandinsky de la relación entre color y forma nace una nueva forma de comunicación entre el artista y su obra y de ésta con el espectador que, en definitiva, es la comunicación entre el artista y el espectador.

Su lenguaje pictórico abstracto comienza a interpretarse desde la relación entre color y forma. Las formas nos transmiten unos sentimientos, unas sensaciones, que adquieren diferentes interpretaciones dependiendo del color en que se pinten. Los colores cálidos y fríos se entremezclan con formas geométricas (líneas rectas, curvas, triángulos, círculos, cuadrados,…) y nos transportan a una nueva forma de sentir el arte y a una multitud de interpretaciones subjetivas, que provienen de  nuestro interior. Los abstractos cuadros de Kandinsky se interpretan mediante colores y formas, desde dentro hacia fuera. 

Y ahora bien. ¿A qué sabe el color rojo? Esto podría parecer poesía, pero no lo es.

Patricia Esquivel, Investigadora de Costa Rica, dice que “para tener una buena salud se recomienda consumir cinco colores al día”.

El sabor es el sentido que consideramos más importante cuando decidimos qué alimento vamos a consumir (aunque todo esto, en la alta cocina, ya hoy día, no lo tienen tan claro, no? Existen platos en los que se fomenta el tacto, sabores insípidos que adquieren valores por, por ejemplo, las texturas. Andoni Luis Aduriz, del restaurante Mugaritz, hablaba este concepto, por ejemplo, con las aletas de tiburón, que no saben a nada, son insípidas, pero tienen una textura interesante en boca. Y esto es lo que aprovecha este cocinero).

Esto nos viene a decir que en el acto de comer o beber, experimentamos una multitud de sensaciones que van más allá del sabor exclusivamente y de las que, a menudo no somos conscientes. Esto es algo que me atrae de la cocina, donde pensamos que el sabor es el único sentido importante, y por supuesto, hoy día esto ya no es así. De hecho, los restaurantes, hablan de ofrecer una experiencia sensitiva, ya no solo una comida. Y entenderéis que todo esto vino de la extrema investigación que realizó Ferrán Adriá con su equipo de El Bulli.

Lo que quiero decir, es que en las artes escénicas, por ejemplo, gremio al que me he dedicado, los sentidos más explotados son la vista y el oído. Aunque ya hubieron intentos de exponer estas experiencias sensitivas completas, por decirlo de alguna manera, en algo que llamaron el Teatro de los Sentidos. Pero como pudimos ver, fracasó, porque no ha sido una tendencia a seguir. No sé si porque el planteamiento era desacertado o porque la línea de investigación debe ir por otro camino… no lo sé. Pero lo que sí tengo claro, es que la cocina ha sabido, mejor que el teatro, adaptarse, involucrarse, crear sinergias, estudios y relaciones con otros gremios que, finalmente, le han hecho evolucionar de una manera mucho más rápida y palpable. Y eso, lo vemos hoy día claramente, no? Cuando el teatro es un gremio que sigue con la misma estructura desde hace 60 o 70 años y día a día va perdiendo adeptos, con lo que va perdiendo público, en pro (no sé si decirlo así) de otras disciplinas, como por ejemplo, la cocina, a la que le ocurre exactamente lo contrario. Cada vez tiene más personas que la siguen, que la practican, que la entienden… se han desarrollado nuevas técnicas, se investiga con productos, combinaciones… (Por eso, hago estas cosas, porque creo que debemos fijarnos y aprender de esos oficios que lo están haciendo bien).

Bueno, vamos a seguir con el sabor y los colores.

Cuando saboreamos por ejemplo, un helado, recibimos multitud de señales sensoriales diferentes a través de, por supuesto, el gusto, pero también la vista, el olfato, el tacto (por la temperatura) e incluso a través del oído cuando masticamos, por ejemplo, el cucurucho, y todas forman parte de la sensación de sabor que percibimos.

Incluso El Bulli hablaba de un sexto sentido que tenía que ver con la inteligencia, la memoria… y por ello, le funcionó conceptos como la invención de helados saldados, por la sorpresa, el contraste, la ruptura…


Sin duda, lo primero que percibimos del helado es su aspecto. Dentro del aspecto, el color en particular parece constituir la parte central de nuestra experiencia visual del alimento, debido a la información crítica que transmite sobre el sabor del mismo. De alguna manera, proporciona pistas sobre si ese alimento es comestible o no y sobre la identidad e intensidad del sabor.


Es decir, si vemos que la bola de helado es de color marrón, ya podemos hacernos una idea que el sabor de ese helado podría ser chocolate, pero algunas personas pensarían que es un helado de turrón o avellana. Esto tiene que ver, en función a nuestras experiencias previas, o sea, la memoria, y así podremos relacionar el color del helado a su sabor.

Por lo tanto, y de una forma general, (quiero decir, que no es una cosa universal, pero sí bastante extendida); el color verde se asocia a un sabor ácido como la lima o el limón. El color rojo se relaciona con el sabor dulce, en bebidas, por ejemplo ¿no?.

Estas cuestiones pueden ser debido a nuestra inteligencia, a nuestra memoria, ya que  por ejemplo, en las frutas, la madurez se detecta con una transición del verde al rojo y este cambio de color ocurre en paralelo con un aumento del contenido de azúcar de los frutos.

De estas cuestiones, se han realizado experimentos, de hecho en este Laboratorio del que os he hablado al principio yo quiero realizar uno como acción. Uno de esos experimentos, podemos verlo en una marca muy conocida de Ketchup, que a principio del siglo XXI lanzó un producto nuevo, concretamente un Ketchup de color verde. Lo hizo así para conseguir más mercado en el público infantil, pero fue un absoluto fracaso, y se piensa que fue porque se cree que asociamos el verde a las verduras, y entre los niños y niñas, no es un producto demasiado popular.

También la agencia Romance creó un experimento con yogures y helados sin colorantes y también con colorantes que le daban un aspecto diferente a lo que estamos acostumbrados, a partir de aquí, les pidió a los comensales que adivinaran el sabor. Las respuestas fueron muy variadas según el color del alimento. Los de color rojo y rosa los asociaron a sabores como fresa o sandía, los anaranjados a melocotón o naranja y los verdes a menta.

La sorpresa llegó cuando al final de la cata se les reveló que todos los yogures eran de vainilla y todos los helados eran de limón.

Composición I. Realizada en el Laboratorio Reestructurando los Métodos Escénicos (La Habitación Semihundida)

Aquí pasan diferentes cosas, ya podemos ver de qué manera nos afectan los colorantes a los alimentos, pero también y de una forma más creativa, podemos indagar en el ambiente en el que consumimos algo, la decoración de ese espacio, la luz… todo esto es lo que quiero llevar a cabo en la experiencia que planteo en el laboratorio.

Para que veáis hasta que punto esto es así, expertos del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y la Federación Universitaria de Australia, concluyen que el color de la taza donde nos tomamos un café influye directamente en la percepción del sabor del café.

Aquí está el asunto, entendemos claramente que no vamos a tomar un café en una copa de coñac, o un vino en una taza de té. Se supone que estos diseños tienen una funcionalidad, por la comodidad, pero también para fomentar, por ejemplo, el olor. ¿Por qué no pensamos lo mismo con el color?

Si el color está directamente relacionado con el sabor, la forma también debería. Y volvemos a Kandinsky; si el color amarillo es agudo y se relaciona con la figura del triángulo, ¿podría un helado de limón intensificar su sabor, si se sirve en una copa de Martini, que tiene más o menos una forma triangular?

De esta manera podríamos hacer alimentos que por estas cuestiones se intensificaran los sabores pero, por ejemplo, con menos calorías, o sea, que fueran más sanos. Supongo que esto no me lo he inventado yo, pero sí quiero de alguna forma extrapolarlo a las artes escénicas. ¿Cómo? Pues ahora mismo no tengo ni idea. El experimento que quiero realizar de momento lo estoy enfocando en decoración (como escenografía) y la luz, que lógicamente, podría extrapolarlos a la escena… pero ya veremos, porque me gustaría ir más allá.

Jorge Barroso «Bifu»

Formato Audio: https://www.ivoox.com/2×6-kandinsky-forma-color-sabor-audios-mp3_rf_76936093_1.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: