HISTORIA DEL ARTE 5 Arte Clásico (Grecia)

Vamos a comenzar con otro de estos textos en los que recorremos de una manera cronológica las distintas épocas de la Historia del Arte. En este caso, llegamos a una época muy importante, pues quizá sea el momento en el que el arte de lo que posteriormente sería Europa, coge una base, de la que todas las vertientes posteriores se inspiraran.

Una civilización que se asienta en las costas e islas del mar Egeo, y que más tarde se expande por las costas meridionales del mar Adriático y el Tirreno. Más tarde, con el Imperio de Alejandro Magno, conquistaría gran parte del mediterráneo, Egipto, Mesopotamia, Persia…

Hablamos del momento en el que se crea el concepto de “polis”, como ciudades, como civilizaciones…

Para estudiar esta etapa de la Historia del Arte, lo mejor es dividir por tiempos y civilizaciones. Así debemos saber que a Grecia pertenecieron la civilización Minoica, la Micénica y la Civilización Griega propiamente dicha. Ésta, la civilización griega, igualmente, podemos dividirla en tres; época arcaica, época clásica y época helenística.

Es fácil de entender, porque aunque realmente vamos a hablar del periodo clásico, que viene a ser desde el año 1.000 hasta el 300 a.C. Grecia, tuvo una etapa anterior que podemos decir que abarcaría desde el año 6.000 hasta el 1.600 a.C. Es esta, la que conocemos como civilización Minoica, y fue la primera en aparecer en Grecia. Concretamente en la Isla de Creta. Esta civilización se fue expandiendo gracias al enorme comercio que tenía por la fertilidad de su suelo, de su tierra. (Cereales, aceitunas, vino…). De esta época se destacan los palacios junto al mar con bellas pinturas en sus paredes. Y por citar alguno, podemos decir que el más importante descubierto es el palacio de Cnosos.

Luego vendría este periodo de la civilización Micénica. (Del 1.600 al 700 a.C. Aproximadamente) Digamos que sería como una evolución lógica de las anteriores civilizaciones. Seguía siendo uno de sus mayores logros, el comercio marítimo. Lo curioso de este tiempo es que esos palacios característicos de la época, donde vivían los reyes y que también podrían valer como cuartel general del ejército, fueron desapareciendo progresivamente, en circunstancias que aún desconocemos.

De esta época, el rey más conocido fue Agamenón, considerado héroe de la Guerra de Troya.

Y ya, a partir del año 700 a.C. aproximadamente, entramos en la Civilización Griega. Como hemos dicho, para un mayor entendimiento de este periodo, vamos a dividirlo en tres; la época arcaica, la clásica y la helenística.

¿Qué nos ha deparado la época Arcaica?

Pues de momento, es donde aparece, realmente, el concepto de “polis” (Ciudad-estado independiente, gobernado por una minoría de personas de sangre noble, denominados Aristoi (que significa “los mejores”) de los cuales, a la cabeza, se encontraba el rey. Bueno, a esta forma de gobernar, se le llama o denomina “Oligarquía”, es decir, el “Gobierno de unos pocos”. Existían pocas personas libres, y sí que había muchos esclavos que servían a estos nobles.  

Este periodo también es crucial e importante para la historia de Grecia, ya que es el momento en el que comienzan a conquistar parte de las costas mediterráneas. 

Máscara de Agamennon

Pasaríamos ya a esta segunda etapa, la que llamamos Época Clásica y que correspondería a siglo V y comienzos del Siglo IV a.C.

Aquí podríamos decir que se consolidan dos grandes estados rivales entre sí; Atenas y Esparta.

Atenas pasó a ser una democracia y Esparta seguía siendo gobernada por una oligarquía. Es un momento de esplendor para Grecia, sobre todo Atenas, pero sucedieron dos grandes guerras que cambiaría estos estados para siempre; Las Guerras Médicas (del 500 al 479 a.C.) y las Guerras del Peloponeso (del 431 al 404 a.C.).

Las Guerras Médicas enfrentaron a los griegos y los persas. Tras años de lucha, los griegos vencieron de la mano de Pericles y llegó un apogeo político y económico hasta que la rivalidad entre Atenas y Esparta, estalló en lo que conocemos como las Guerras del Peloponeso. En este caso y después de muchos años de contienda, Esparta venció, pero dejaron ciudades arruinadas y debilitadas, incluyendo su propio estado. Quizá por esta debilidad, estas polis no pudieron hacer frente a la inminente crecida de Macedonia, estado situado al norte de Grecia y dirigido por el rey Filipo II.

Todo esto nos da paso a la época Helenística.

La época Helenística, abarcaría del siglo IV al Siglo I a.C. Grecia pierde su independencia y es conquistada por Filipo II de Macedonia. Éste era el padre de Alejandro Magno, que tras la muerte de su padre, se hará cargo del Imperio y es cuando comienza la imparable conquista que les llevará a colonizar Persia, Egipto y Mesopotamia, llegando a los confines de la India.

Alejandro Magno, tenía la idea de crear un gran imperio universal, pero tras su muerte en el año 313 a.C. a la edad de 33 años, los espacios conquistados son repartidos por sus generales y estos, se conocerán, como los reinos Helenísticos. Y que a su vez, tendrán su fin con el auge y conquista del Imperio Romano.

Columnas Griegas

En el arte griego encontramos los conceptos estéticos que van a predominar en la cultura occidental. La belleza se encuentra en la armonía de las medidas y proporciones, en la simetría, y es el cuerpo humano el elemento potencial que se escenifica. (A esto le llamamos antropocentrismo).

Bien, la arquitectura es fundamental si queremos hablar del Arte griego, y esta se basa, principalmente, en la Columna, como elemento esencial de la construcción.

Y para no hacernos mucho lio, vamos a ver de qué se componía básicamente una columna (porque así vamos a entender después mejor cuando hablemos de su aspecto decorativo).

La columna se compone básicamente de:

  • La basa, que sería la base de la columna.
  • El fuste, que se refiere al cuerpo de la columna en sí.
  • El capitel, que sería la parte alta de la columna y donde descansaría el entablamento. (Importante por su decoración)
  • El Entablamento que ya hablaríamos de la parte superior del templo. Y éste, a su vez, se compone de:
    • Alquitrabe, que es esa zona alargada que descansa como primera pieza sobre las columnas.
    • El friso es la zona que continuaría encima del alquitrabe como otro alquitrabe pero en este caso normalmente decorados con triglifos y metopas.
    • La cornisa de remate.
    • Y el techo a dos aguas que deja libre el frontón, como espacio triangular, de especial para la decoración y que a medida que el estilo evoluciona, se va recargando cada vez más.

Bueno, estas son las partes básicas de la columna y ahora vamos a hablar de los tres órdenes arquitectónicos fundamentales de la época; el dórico, jónico y corintio.

Vamos con las características del dórico:

Es el más antiguo de todos y lo encontramos en la Grecia continental, que sería toda la zona del mar Egeo y también podremos verlo en la Magna Grecia, que sería la zona sur de la Italia conquistada.

Las características son que no tiene basa, o sea, que la columna descansa en el suelo, el fuste es recorrido por estrías, el capitel está poco decorado y se compone de algunas molduras. Dentro del entablamento, el arquitrabe es liso, sin decoración. El friso alterna triglifos y metopas. Y bueno, el frontón es decorado, pero menos que en sus ordenes evolutivas siguientes.

El Jónico, lo encontraremos más en Jonia (Asia menor) o sea, la costa este del mar Egeo. Y es un estilo más elegante, más esbelto. Posee basa con molduras, fuste de estrías y su capitel, es muy característico por su collarín de perlas y las volutas enroscadas. El Alquitrabe, no está decorado pero se divide en tres bandas. El friso tiene una decoración corrida y el frontón más decorado que en el dórico.

Vamos con el último, que sería el orden Corintio:

Es el último en aparecer, y es una evolución clara del jónico. En este caso, todas las decoraciones son parecidas al jónico, excepto su característico capitel, realizado con una elaborada taya de hojas de acanto. Y en general, su decoración es más recargada. Pueden, a veces, existir columnas de figuras humanas. Las que representan a hombres se llaman atlantes y las que representas mujeres, se les llama cariátides.

El edificio por excelencia de la arquitectura griega es el templo. Quizá sea el más importante de la época; El Partenón.

Se construyó en torno al 447 a.C. Momento del esplendor de Atenas. Fue realizado por los arquitectos Ictinos y Calícrates y como escultor, el conocido Fidias.

Estaba dedicado a Atenea Parthenos, fundadora de Atenas. Es de orden dórico, octástilo (Que quiere decir que en sus dos fachadas principales tenía ocho columnas) y períptero (Que nos viene a decir que sus cuatro fachadas estaban rodeadas por columnas). Es que, claro, todo esto se diferenciaba, la arquitectura, si tienen en sus fachadas principales 4, 6, 8 columnas o si, por ejemplo dos de sus fachadas, digamos, no tenían columnas, eran paredes, y claro, estas formas de diferenciarlos, son nombres que nos suenan un poco raro. Así, que de momento, no nos vamos a liar más, y nos vamos a quedar con la forma del Panteón de Atenea. Como ya he dicho, de orden dórico, octástilo (o sea, ocho columnas en sus fachadas principales) y períptero (Rodeado por columnas).

Es curioso, que dentro, hay otras filas de columnas, igualmente dóricas, pero la parte que del opistodomo (Opisto = detrás. Domo = Casa) O sea, que el opistodomo era la parte posterior del templo. Y esta zona, está rodeada por 4 columnas, en este caso jónicas. Y es la primera vez que se conoce de un edificio griego que haya entremezclado dos estilos. Bueno, en esta zona es donde estaba la escultura dedicada a Atenea. Ésta realizada por Fidias, en marfil, oro y plata.

Partes del Templo Griego

Una cosa curiosa de esta arquitectura, era que las columnas, no están totalmente rectas. Ya se construían, digamos desde la base al capitel, en aros decrecientes, pero en sí, están como inclinadas hacia adentro. Y las columnas de los ángulos, o sea, de las esquinas, son ligeramente más gruesas que las demás. Y esto, al parecer, lo hacían, para que no se creara una ilusión óptica, que pareciera que el edificio se fuera a caer. (No sé, curioso ¿no?)

Para terminar con la arquitectura, podríamos hablar de la Acrópolis, que sería el recinto sagrado de la polis de Atenas y que después de la invasión persa, Pericles, reconstruyó en la segunda mitad del siglo V a.C. Y bueno, el edificio principal era el Partenón. Pero existen otros edificios, igualmente interesantes como el Propíleos, Templo de Atenea Niké o el Erectión.

1- Kourós de Anavyssos 2- Doríforo 3- Apoxiodomo

Vamos a ver la escultura griega. Que aquí también hay bastante de lo que hablar y haremos lo mismo que antes, dividir la temática por épocas. Volvemos a la época Arcaica, la clásica y la helenística.

En la arcaica ya podemos encontrar las primeras esculturas de gran formato realizadas en piedra y con dos tipos característicos; Los Kouroi, que eran fundamentalmente figuras de atletas desnudos y las Korai que eran figuras de mujeres vestidas que hacían ofrendas. Dos esculturas a destacar; la Dama de Auxerre y Kourós de Anavyssos.

De la época clásica, ya hay un poco más que decir. La idea de esta época, era plasmar una belleza ideal, aunque de estilo naturalista, se entiende como idealización de la belleza. O sea, que no representaban el o la modelo en sí, sino que se basaban en este para desarrollar la pieza pero llevándolos a un arquetipo de belleza de la época.

El verdadero protagonista es el desnudo masculino, donde se consigue un dominio importante de la anatomía.

Mirón era uno de los destacados escultores y su obra más conocida es discóbolo. Aunque la que se conserva es una copia romana realizada en mármol, la original era en bronce. Esta figura es la conocida del lanzador de disco, donde se puede observar un concienzudo estudio de la anatomía. En este caso, se intentó dar movimiento, y aunque bastante valorable, aun se ve más como una pose, que como esfuerzo de movimiento.

Policleto, otro conocido escultor, también broncista. Pero de igual manera, lo que nos ha llegado son copias romanas. Este escultor es importante porque es que impone un “kanon” establecido de simetría y proporciones. Como que el cuerpo debía medir siete veces la cabeza. Sus obras más representativas son Doríforo, Diadumeno y Amazona herida.

Praxiteles, es el escultor de la delicadeza, la elegancia y la belleza. Él hace que sus figuras tengan más inclinación en la cadera, ofreciendo un poco más de movimiento a sus figuras, aunque aún continúa el quietismo. Sus obras más conocidas son Hermes Olimpia (uno de los pocos casos que se conserva la escultura original), Apolo Sauróctono y Afrodita Cnido.

Lisipo, fue otro importante escultor, además muy conocido porque estableció el nuevo canon de belleza, haciendo que el cuerpo humano fura proporcional a ocho cabezas, aunque ésta, más reducida. Esto hizo que la figura se estilizara. Como curiosidad diré que era el escultor preferido de Carlo Magno. Sus principales obras son Apoxiomeno, ejemplo claro del nuevo canon y del dominio de la tercera dimensión, al tener la figura un brazo extendido hacía delante y Hércules Farnesio, con un extraordinario e studio de la anatomía y la fortaleza física.

Y ya para terminar, como última evolución escultórica griega me gustaría hablaros de la obra La Victoria Samotracia y Conjunto de Laoconte y sus Hijos, que podrían ser obras que rozan lo colosal, que buscan el movimiento y la expresividad.

La Victoria de Samotracia

La Victoria Samotracia, que mide 2,70 metros de altura. (ahora en el museo del Louvre de París) pertenece a la Escuela de Rodas en el Siglo II a.C. Y representa a la diosa Niké. Se piensa que fue mandada a hacer para celebrar la victoria de Antíoco III Megas, en la época helenística. El cuerpo presenta una leve y graciosa torsión. Va envuelta en un fino manto, ropajes que se adhieren al cuerpo dejando traslucir su anatomía, tratamiento, que recuerda a la denominada técnica de “paños mojados” atribuida a las obras de Fidias.

Laoconte y sus Hijos

La otra obra, y con la que damos fin a esta hermosa etapa del arte, es la de El Conjunto de Laoconte y sus hijos. Una escultura de 2,42 metros de altura en forma piramidal. Igualmente es de estilo barroco helenístico y juega con el movimiento y la expresión. Está tallada en mármol blanco y se trata de un grupo escultórico con tres figuras humanas y dos serpientes enormes. Representa el momento exacto en que las serpientes marinas se enroscan en el cuerpo del sacerdote troyano y sus dos hijos, al cual castigaron por dudar del Caballo de Troya. Siguiendo los rasgos característicos del arte helenístico, la obra hace gala de un gran dinamismo y virtuosismo.

Bueno, hemos llegado al final de esta época, más pronto que tarde, compartiré otro programa en el que hablaré sobre el arte Romano, completando así, el periodo del Arte Clásico. Espero que haya sido de tu interés.

Jorge Barroso “bifu”

Formato Audio IVOOX: HISTORIA DEL ARTE 5. Arte Clásico 1 (Grecia) en La Habitación Semihundida en mp3(12/04 a las 13:34:43) 29:55 68430814 – iVoox

3 comentarios sobre “HISTORIA DEL ARTE 5 Arte Clásico (Grecia)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: