PINTURA DECORATIVA (Un estilo artístico poco hablado pero, indudablemente, muy extendido)

¿Era Miguel Ángel, además de un artista muy completo, un pintor decorador? Sus frescos y el fin utilitario de los mismos, así lo demuestran. ¿Son las Pinturas Negras de Francisco de Goya Pintura Decorativa? ¿Y el grafiti?

Hoy me gustaría presentaros un arte del que poco se habla, quizá porque lo toman como arte aplicada, muchas veces erróneamente tratado, desde mi punto de vista, como arte menor. A veces, se trata el arte de la decoración pero, la mayoría de las veces, está presentado desde el objeto y muy pocas veces desde la pintura. De hecho, no existen libros especializados. Todos los que podemos encontrar nos muestras las técnicas de aplicación, pero no libros que hablen de su historia, de sus épocas, de los y las artistas que lo practicaron…

He elegido este tema, porque fue lo que estudié, aunque después me dedicará por más de 20 años a las artes escénicas. Ahora queriendo realizar ese cambio hacia lenguajes distintos, vuelvo a mi origen y estudio por qué ha influido esta rama en mi forma de entender la escena, pero sobre todo, para retomar las ideas aprendidas en mi época de estudios y, no sé si decirlo así, alejarme aún más de lo que conozco como teatro.

Otras veces, ya he comentado, porque me dediqué a las artes escénicas; era porque allí encontré que en un espacio, el escenario, se entremezclaban diferentes artes, dramaturgia como literatura, música y diferentes artes corporales como arte vivo, la decoración como escenografía… Pero después de todo este tiempo, necesito volver a enamorarme de esta profesión. Quizá para mí el concepto de teatro está demasiado arraigado a un estilo “antiguo” o “clásico”, no sé muy bien cómo decirlo. En estos 25 años no he visto una evolución notable en sus formas, estilos, incluso en su industria. Quizá en estos momentos, me sentiría más identificado con lo que llaman Artes Vivas, menos encorsetadas y abiertas a dejar pasar propuestas más contemporáneas.

Se me ha ocurrido hablar de este tema, porque no entiendo como dentro de la historia del arte no ha tenido más repercusión. Si hablamos de Artes decorativas, es indudable que va de la mano de todas las artes, en las diferentes épocas, consideradas artes mayores. Tiene una relación directa con la arquitectura, la escultura, y lógicamente con la pintura. De hecho, todo lo pintado en paredes o incluso tapices, todo ello antes del Gótico, que fue cuando se pasó la pintura a lienzo, podríamos decir que era pintura decorativa.

Imitaciones, barnices, estilos y técnicas de aplicación… todo ello forma parte de esta maravillosa rama; la Pintura Decorativa.

La Capilla Sixtina de Miguel ángel

Vuelvo a mi origen, para entender en qué ha participado, mi conocimiento del arte plástico dentro del escénico. Y quizá de esta forma vuelva a encontrar caminos diferentes y agradables para nuevas investigaciones.

Vamos por parte; la Pintura Decorativa es una disciplina artística, de eso no me cabe la menor duda. Aunque ya he dicho otras veces, que para mí el arte no tiene nada que ver con la disciplina que se trabaje, más que las cualidades que se le apliquen al trabajo. Por ejemplo, quizá un trapecista que presenta un número de circo, el resultado sea menos artístico, para mí, que un cocinero que presenta un plato de cocina. Esto tiene que ver con como entiendo la heterogeneidad del arte ¿De qué se compone el arte? Así que, desde mi punto de vista, la pintura decorativa sería artística según de qué manera este realizada, pero si me baso en los cánones de las disciplinas artísticas a lo largo de la historia, esta debe de estar entre ellas, pues es una actividad que realiza el ser Humano, donde la sensibilidad, la técnica, y el poder de comunicación, están en alza.

Existen estilos y vertientes que muchas veces no las englobamos dentro de la pintura decorativa, por ejemplo, el graffiti. El Graffiti tiene su nombre propio, ya que ha tenido un fin concreto, aunque esto ha ido cambiando con el paso del tiempo, y lo que nació como señal de territorios de bandas, ahora podríamos decir, que sus nuevas formas de expresión han cambiado y por ello, forman parte de la pintura decorativa, ya que los conceptos y su fin, en un tanto por ciento muy elevado, son estéticos y con una intención de redecorar lo cotidiano.

URIGINAL, El Grafitero Uriginal, se inspira en los mosaicos de Gaudí. Estos artistas son cada vez más contratados para redecorar edificios enteros y redibujar el paisaje de las ciudades.

Los grandes murales en las medianeras del Polígono San Pablo en Sevilla, el fresco del techo de la Capilla Sixtina en el Vaticano, el estuco del castillo de Fontainebleau de Paris, incluso la pintura blanca y austera del interior del Museo Guggenheim, es pintura decorativa. Se eligen esos colores, estilos, técnicas, para decorar esos espacios. A veces su misión es destacar, otras veces, es que pase desapercibida, dando la importancia a otros elementos, o incluso ayudando a realzarlos.

Es parecido al fin de la música incidental, aquella que funciona como banda sonora de películas o música para teatros, documentales… La cual debe apoyar la escena, realzar la acción y subrayar el mensaje de la propuesta. En el caso de la pintura decorativa es igual.

Podríamos decir que es una pintura que puede tener diferentes fines y grados de presencia.

Con lo que puedo decir que la Pintura Decorativa es un arte, además muy interesante, al menos para mis estudios, en los que estoy trabajando con el equipo de arquitectura Recetas Urbanas, intentando integrar trabajos creativos y artísticos a los procesos de construcción arquitectónicos.

El fin es importante; ¿Para qué sirve un cuadro? El cuadro refleja muchas cosas, y puede conmover, cuestionar… Pero finalmente, el cuadro es colgado en algún lugar y eso forma parte de la decoración. ¿En que cambia que esa pintura esté directamente realizada en la pared? (Os recuerdo que todas las Pinturas Negras de Francisco de Goya, fueron concebidas y realizadas en las paredes de su propia casa, la Quinta del Sordo).

Recreación de una de las Salas de la Quinta del Sordo. Obra Pinturas Negras de Francisco de Goya.

Entonces, podríamos definir Pintura Decorativa, como aquella pintura realizada sobre un elemento para cambiar su aspecto estético; pueden ser paredes, bajillas, muebles… Esta pintura, de alguna manera, también puede conmover,  cuestionar, según el estilo o temática, fórmula o fin. Quiero decir, que el resultado de su aplicación no tiene que ser específicamente para embellecerlos o buscar su imagen estética.

Aunque algunos historiadores e historiadoras, nos hablan de que sus orígenes se encuentran en el renacimiento, la pintura decorativa, podemos asegurar que proviene de las primeras civilizaciones o incuso, por qué no, de la prehistoria. Quizá en el Renacimiento, como ocurre con el concepto de arte, es donde se comienza a tener conciencia de ello.

Cada país, cada territorio y cada cultura se ha desarrollado, a través de la historia, marcando su estilo, su aspecto y su propia manera de aplicar la pintura decorativa. Todo esto era lógico y lo marcaban cuestiones como el clima, el desarrollo económico… Aunque hoy día, e imagino que por aquello de la globalización, nunca en la historia se había parecido tanto el interior de una casa del sur de España a una del norte de Suecia.

Quizá el hecho de que se hayan inventado pinturas que ya realicen efectos que antiguamente debía hacerse de una forma artesanal, como por ejemplo, el cuarteado, o la veladura, hacen que ciertas empresas multinacionales, los comercialicen para todo tipo de consumidor o consumidora, haciendo de estas técnicas un producto más popular o comercial y quizá menos valorado. Pero es aquí, donde desde mi punto de vista, destaca el trabajo de un pintor decorador o Pintora decoradora; que no simplemente debe entender la técnica que se aplique, sino que también, debe componer un concepto, debe desarrollar una idea. Cualquier persona puede bailar, pero no todo el mundo es bailarín o bailarina. Por esta regla de tres, todo el mundo puede pitar, pero no todo el mundo es pintor. (Digo esto, refiriéndome a un concepto artístico, claro).

La Pintura decorativa, además de todas las características de la pintura concebida para lienzo, le acompañan otras técnicas que la enriquecen aun más, como pueden ser las imitaciones a madera y mármol, los estucos, estarcidos, técnicas con plantillas, tratamientos con fines anti humedad u oxido, envejecimiento… En fin, algo que nos ofrece un sinfín de posibilidades, pero quizá lo más interesante en estos momentos para mí, es su fin, que de igual manera, pueden ser amplios.

Proceso Imitación a mármol

Muy probablemente, a criterio popular, no se considere como una valiosa forma de expresión artística, pero nada más lejos de la realidad; la Pintura Decorativa, nos permite cambiar el aspecto de lo cotidiano, nos facilita representar nuestra personalidad, transforma el accesorio normalizado en objeto único. Sin ninguna duda, es una herramienta para transmitir infinidad de expresiones en un mismo lugar. ¿Podríamos considerar la decoración interior de una casa, como una obra de arte en sí misma?

La Pintura Decorativa, al tener una cercanía más estrechamente ligada a la cultura popular, a menudo ha perdido entidad, pero su realización y valoración artística, es exactamente igual que como cualquier otro modo de expresión artístico. Por ejemplo, la escultura; existen esculturas más sencillas, sin una técnica depurada y sin un concepto intelectual, incluso algunas que se realizan o fabrican en serie, podríamos decir que son menos artísticas. Por supuesto, existen otras, mucho más elaboradas, técnicamente o conceptualmente. El grado de implicación de estas cuestiones acercará la obra a un criterio más artístico o menos.

La pintura decorativa, a veces realizadas en exterior, o en interiores, que con el paso del tiempo, han sido poco cuidados, se han perdido, y por lo tanto, existen ocasiones en las que es casi imposible valorar el esfuerzo realizado, o lo que en aquel momento significaban esas imágenes coloreadas o decoradas de esa manera. Debéis tener en cuenta que aquellos monumentos de enorme impacto visual, como los templos griegos, los bajo relieves egipcios, aunque hoy día los veamos en piedra, estos estaban pintados.

René Huyghe, escritor historiador, y estudioso de la psicología y filosofía del arte, dijo que la artes decorativas se podían dividir en tres; “Artesanos de tradición” los que vienen aprendiendo el oficio transmitido por sus anteriores generaciones. “Artesanos de Arte” que innovan y aportan nuevas técnicas y creatividad. Y “Artesanos ejecutantes” que se refiere a aquellos que ejercen el oficio sin mediar ningún acto creador.

De los tres puntos, uno es el que se acerca más a un concepto artístico, lógicamente “Artesanos de Arte”. Pero, por esta regla de tres, podríamos plantear esa misma condición en cualquier disciplina considerada artística, por ejemplo la actoral o la de cantante de ópera, donde existen buenos ejecutantes pero quizá, no son buenos creadores o creadoras. Igualmente en la arquitectura, la escultura, la pintura… Por ello, insisto; el arte no lo vamos a encontrar en las disciplinas, sino en cómo desarrolles el trabajo.

Quizá, para mí, la pintura decorativa, tiene más connotaciones artísticas que otras disciplinas consideradas artísticas, de hecho tienes que tener en cuenta más factores; siempre existe una técnica y materiales de uso, forma y estudio en relación a volúmenes, disposición, equilibrio, color, luz, ritmo, distribución espacial, concepto… Pero sobre todo, relación con las otras artes que se encuentren en el entorno de trabajo. Quizá por esto entendí bien la profesión de director escénico, el cual, de igual manera tiene que entender la obra en su composición completa y desarrollar una única propuesta común, entre música, escenografía, dramaturgia, propuesta actoral o dancística, luz, composición y distribución espacial…

Por ello estoy en el camino de entender que si realizo una decoración de una habitación, ¿puedo desarrollar un concepto escénico en su proceso de materialización? Es algo complementario a lo que trabajamos con el equipo de Recetas Urbanas donde nos preguntamos, si la acción de pintar una pared, por ejemplo, podría considerarse flamenco.

Desde mi punto de vista, un bailaor flamenco, no tiene por qué ser necesariamente un artista, puede ser un buen ejecutor técnico pero nada creativo. Puede incluso copiar a la perfección los pasos de baile de otras grandes figuras, pero no trasgredir en sensibilidad o valores subversivos. Al igual que un arquitecto, podría estar más cercano al diseño industrial que al arte. Podría estar, incluso, más cercano a una disciplina física o matemática que al arte en sí. Por supuesto, todo ello tendría que ver con la forma que lo realice. Pero sin embargo, un pintor decorador o una pintora decoradora, ejecuta necesariamente dos cuestiones fundamentales para el arte: Técnica, pues es él o ella misma, la que realiza el trabajo y también tendrá que desarrollar conceptos creativos, pues ha de estudiar y valorar cuales son las características adecuadas; espaciales, color, textura, etc. Todo ello causa sensaciones y emociones. Es innegable que estos parámetros se pueden cumplir de una forma más elevada, más intelectual, con una técnica más depurada… todo ello hará que se encuentre más cercano al arte, o menos, si por el contrario, la técnica está mal aplicada y los conceptos están poco depurados y son banales… Lo que no dejaría de ser, una mala obra artística.

Los parámetros del arte no están acotados, y ni mucho menos, los de una disciplina considerada artística, somos nosotros y nosotras, los que de alguna manera definimos los términos artísticos; qué consideramos arte y qué no. Podemos valorar si un mueble de madera está bien barnizado si conocemos la técnica que se aplica. De igual manera, si tenemos los conocimientos necesarios, entender y admirar o desacreditar un solo de danza. Podemos dejarnos engatusar por una propuesta performática que llegue a despertarnos diferentes emociones o sensaciones, o incluso podemos estar en desacuerdo con la propuesta porque no toca ningún parámetro para nosotros interesante. Lo que hace que eso sea así, no es exclusivamente una cuestión de gusto, sino de conocimiento, estructura sicológica, de cultura, vivencias y experiencias… Y como en el lenguaje, debemos hacer un esfuerzo por entender o hacernos comprender.

El Arte es la manifestación creativa del ser humano con un fin estético y de comunicación. Desde mi punto de vista, es lo que comparten todas las etapas de la historia del arte. Lo que ha ido cambiando a lo largo del tiempo ha sido su fin utilitario.

Gabinete de Porcelana, Palacio Real de Aranjuez. De estilo Rococó, realizado por el artista Giuseppe Gricci.

Existen infinidad de libros sobre pintura decorativa, quizá por su posición popular. Pero la mayoría de ellos nos hablan de aplicaciones de técnicas. Para llegar a uno que incluya estas disciplinas en la historia del arte, nos debemos remontar a 1860 cuando el escritor Gottfried Semper escribió su libro: Der Stil in den technischen und tectonischen künsten der praktische Aestetik, traducido al español como “El Estilo en las artes técnicas y teóricas o estética práctica”, donde presenta una enorme atención a las artes decorativas dentro de la historia del arte.

Esta obra influyó en el historiador Alois Riegl, quien en sus análisis de la historia del arte en función del estilo incluyó igualmente las artes decorativas. Para Riegl, quien fue conservador del Museo de Artes Decorativas de Viena, las técnicas usadas en la producción artística marcaban la evolución de las formas artísticas.

Bueno, este libro no es fácil de encontrar. Yo los que tengo, finalmente, son sobre técnicas aplicadas, pero, nada de historia. Para intentar esclarecer algunas cuestiones podríamos ir al libro Historia del Arte decorativo de Henry de Morant, pero no viene mucho sobre pintura, es un libro más genérico, así que si lo queréis ver brevemente, podéis buscarlo por internet, y si ya afináis con algo específico que os interese, pues entonces comprarlo.

Por último me gustaría deciros que para mí la pintura es mágica, pues con un leve movimiento de tu mano, una superficie, cualquiera que sea, cambia de color de una forma inmediata. Además de otras cuestiones psicológicas de los colores y texturas, existe algo casi espiritual en la creación pictórica.

No soy muy buen pintor, aunque pinto como hobby, es una actividad relajante y gratificante que recomiendo. Hay tantas formas de pintar… No debemos pretender ser los mejores o dominar tal o cual estilo, simplemente, el hecho de pintar ya es estimulante en sí mismo.

Jorge Barroso “Bifu”

FORMATO AUDIO: 18×1 PINTURA DECORATIVA (Un estilo artístico poco hablado pero, indudablemente, muy extendido) en La Habitación Semihundida en mp3(07/12 a las 13:27:54) 26:59 61477137 – iVoox

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: