¿Quién es Banksy?

¿Qué pensaría Velázquez de este grafitero que osó perfilar un Cristo parecido al suyo pero que en lugar de tener las manos atravesadas por clavos, éstas les servían para agarrar bolsas repletas de compras; regalos, caramelos y botellas de champán?

Quizá antes de Banksy apenas existía la posibilidad de aceptar el grafiti como arte. (Todavía esta cuestión, para muchas personas, está en debate).

El denominado Street Arte (Arte callejero) surgió en Filadelfia en 1959 como mensajes para marcar territorios de las bandas callejeras. En 1970 la idea se extrapola a los vagones de metro y una década después el grafiti, típico del aerosol y los espráis, acoge nuevas herramientas y con ellas, otros caminos y razones de exhibición.

Las imágenes involucran a los y las transeúntes a posicionarse rápidamente, buscando un diálogo entre artista y espectador en el espacio público.

Podría definirse como una autocampaña publicitaria en la que no existe una contrapartida económica y por tanto la libertad del artista es total.

Más o menos académico. Más o menos aclamado. Más o menos respetado por su propio gremio. Más o menos polémico. Más o menos oportunista… lo que quieran. Pero lo que es indudable es que existe un antes y un después de Banksy en el Street Art.

Ser, quizá, el artista callejero más conocido de todos los tiempos, te da una ola de críticas tanto positivas como negativas. Las negativas, como siempre, tienen que ver con el crecimiento de su popularidad y contradicción en el mensaje que predica.

Es cierto que, desde mi punto de vista, todo el significado que tenga una obra de arte callejero, queda desplazado si la obra la arrancamos del lugar para el que fue concebida y la colocamos en cualquier otro espacio. Por ejemplo, el grafiti de Banksy de la niña que se le escapa el globo, impreso en una camiseta, prácticamente, nada tiene que ver con el impacto que produce esa misma imagen sobre el muro. Se convierte en una especie de slogan o mercandaising barato.

Pero ésta es solo mi opinión. Como ocurre con toda rama artística, siempre dominada por la subjetividad de la persona que lo contempla, es difícil dar una respuesta definitiva.

Para mí, el grafiti es una forma de guerrilla. Y como dije en el programa “Intervención social como acción artística (o viceversa)”, es un mensaje de rabia ante la incapacidad ciudadana de luchar por otros medios para cambiar las cosas.

La obra de Banksy, indudablemente, interroga y denuncia aspectos políticos y sociales de nuestro tiempo, con lemas que van desde el antimaterialisto, anticapitalismo, hasta el de antisistema. Pero ¿qué ocurre cuando todo este boom que ha tenido su obra se comercializa, cuando comienza a formar parte de todo aquello que critica? Bien, pues que comienzan a lloverte críticas por tus propios simpatizantes.

Pero, como yo soy una persona que piensa lo contrario de lo que el sistema en el que vivimos nos impone, donde todo el mundo es culpable hasta que se demuestre lo contario, pienso que este volumen de fama, hace que te veas envuelto en una maraña entre las ratas del mercado, entre las noticias sensacionalistas y que nada tienen que ver con la obra del artista. Su propio producto se comercializa, quizá, incluso al margen del artista.

Muchas personas se preguntan si Banksy ha cambiado de ser un grafitero de barrio, guerrillero e inconformista, a un pintor que cuelga obras en grandes museos europeos y que venden sus obras por una cantidad de dinero desmesurada.

Yo no quiero entrar en esto, porque me gusta la inteligencia de su obra y la madurez de su estilo, y no lo conozco personalmente para juzgar estos actos, ni sé con seguridad si es esta misma persona la que los realiza.

¿Quién es Banksy?

Banksy es el seudónimo de un (o una) artista callejero, del cual se sabe bastante poco. Se especula con que fue una persona nacida en Bristol en 1974. Un estudio de la Universidad de Queen Mary de Londres dice que el artista es Robin Gunninghan. Según el ilustrador y diseñador gráfico Tristán Manco (que ya es curioso su nombre y su profesión), dice que Banksy se preparó para ser carnicero y que formó parte de la banda Bristol´s DryBreadZ, conocidos por DBZ.

El periódico Mail on Sunday anunció en 2008 que había descubierto su identidad, proponiendo el nombre de Robin Gunningham (Como el estudio de Queen Mary), pero este hecho siempre ha sido negado y desmentido por esta persona. Y según otros medios su nombre podría ser Robert Banks o Robin Banks, haciendo un juego de palabras entre el seudónimo y su nombre real, que además es similar a Robbing Banck, que significaría “Robando bancos”. En fin, todo esto son conjeturas que no aclaran de una forma definitiva el enigma de quién se esconde detrás de este seudónimo.

En su libro Wall and peace cuenta cómo empezó en la pintura callejera. Comenzó como todos y todas, con botes de espray que  aplicaba directamente sobre la pared, pero esta técnica requería tiempo, y hacía arriesgada la tarea, pues debemos entender que se trata de un arte (o actividad) ilegal. Entonces fue cuando pensó que sería más interesante utilizar plantillas que le daban rapidez en el asunto.

Uno de sus primeros motivos fueron las ratas. Pintaba ratas por todas las calles de Bristol, donde quería criticar de una forma burlona el sistema. Igualmente deformaba imágenes publicitarias trastocando su mensaje original, buscando siempre la crítica social de una forma irónica y satírica.

Conocido fue, en sus inicios, el enfrentamiento con otro de los grafiteros del momento, “King” Robbo. Robbo consiguió una hazaña realizando un grafiti en el canal de Camden, al cual solo se podía acceder con una barca, (esto es algo muy típico de los grafiteros, intentar marcar con su firma en lugares de difícil acceso), En caso es que ese grafiti fue redecorado por Banksy con otros motivos. Robbo, entonces, volvió a pintar aludiendo a Banksy, y Banksy grafiteó de nuevo otros mensajes encima de esta pintura contra Robbo. Así, en esa especie de enfrentamiento por el espacio estuvieron largo tiempo, hasta que Robbo, por razones externas a este enfrentamiento, tuvo una caída que le dejó en coma, y un tiempo después murió. Entonces, Banksy, terminó el enfrentamiento rindiéndole un sincero homenaje a su colega, y volvió a pintar el grafiti de Robbo prácticamente en su diseño original.

King Robbo y Banksy

Son reconocidos los piques, pero también los halagos entre los artistas urbanos. Pero si alguien fue una auténtica referencia para Banksy, este es Blek le Rat, un grafitero parisino que en los años 80 llenó las paredes de Paris utilizando la técnica de las plantillas. Banksy decía que si en algún momento pensaba que había pintado algo original, Bleck le Rat ya lo había hecho 20 años antes.

Las obras de Banksy son reconocidas a nivel mundial, y esto puede deberse a su mensaje original y directo, creaciones que impactan con solo observarlas, como los dos policías besándose, la Monalisa con un bazuca, el activista lanzando un ramo de flores…

En 2006 representó a un niño negro con la corona de una conocida cadena de comida rápida. Llegó a imitar obras de arte emblemáticas como el David de Miguel Ángel, al que agregó un chaleco antibalas, o Los Girasoles de Van Gogh,que los pintó totalmente marchitos.

Pero una de las actividades que más me han gustado de este artista, han sido las intervenciones clandestinas en museos de todo el mundo: En el de Historia Natural de Londres colocó una rata disecada pegada a la pared. En el Museo Británico expuso una pieza de aspecto rupestre donde podíamos ver un carrito de supermercado. Incluso en el MOMA de Nueva york coloco un cuadro de aspecto clásico, incluso su pintura lo era, pero el retrato de la mujer tenía una máscara de gas.

“El arte no será ni la belleza ni la novedad, el arte será la eficacia y la perturbación”, dijo el artista.

A partir del año 2000 su fama comienza a expandirse por todos sitios y con ella llegan las controvertidas exposiciones (ya no clandestinas, sino contratadas), alejándose así de su formato original. Aunque a su vez, sigue realizando acciones callejeras como las realizadas en los muros de Gaza y Cisjordania. Quizá en aquellos muros realizó varias de sus obras maestras; la niña intentando escapar con unos globos, el falso agujero en el muro que nos muestra un paisaje idílico…

Todo se comercializa, incluso hoy día, existe una ruta turística para disfrutar de estas pinturas en el muro. Es como si el sistema abrazara y engullera la obra, como si la utilizara a su favor. 

Él mismo entró en el juego cuando realizó la exposición de Bristol en 2009 titulada Banksy Versus Bristol Museum. La ironía de exponer financiado por la misma institución que le había perseguido durante años le hizo declarar: “Este es el primer espectáculo que monto en el que el dinero de los contribuyentes se utiliza para colgar mis obras en vez de para borrarlas”.

Es difícil competir, o declararle la guerra a un sistema en el que, quieras o no quieras, vives de una manera u otra. Puede ser entendido, si existe una demanda por su obra, que de alguna manera se comercialice, el problema, o lo que fue más criticado es el precio desorbitado que llegaron a alcanzar esas obras, de un artista que critica el capitalismo… pero ¿Quién es el culpable de que la obra alcance un precio mucho mayor que el de su salida?

La obra de  Kate Moss, reproducida como el cuadro de Marilyn de Warhol, alcanzó 80 mil dólares. La obra Space Girl & Bird se vendió en más de medio millón de dólares. Y la casa de subastas Bonhams vendió diez obras de Banksy por un total de 700.000 euros. (Es curioso que el mismo ente que él criticaba lo acogiera con los brazos abiertos).

No sé, quizá se haya vendido al sistema. Quizá usa ese dinero para acciones sociales. ¿Quién sabe? Por ello, para mí siempre es más interesante la obra, que la figura que hay detrás. Porque además, en este caso, poco se sabe de ella.

No sé si como contrapunto a todo este dilema, Banksy en 2013 decidió abrir un puesto callejero en Central Park con lienzos originales firmados por él, vendidos a unos 60 dólares cada uno. Curiosamente, solo se vendieron ocho de esos lienzos.

En fin, dejo el debate abierto para ver qué pensáis vosotros y vosotras.

Documental Exit Throughthe Gift Shop

Creo que es interesante hablar de ese maravilloso documental que realizó en el año 2010 Exit Through the Gift Shop, en el que nos rompió de nuevo los esquemas. Muchos, entre los que me incluyo, pensábamos que se desvelaría la persona que hay detrás de Banksy, que nos aclararía su propia biografía… pero nada más lejos de la realidad.

El documental tiene como protagonista a Thierry Guetta, un inmigrante francés radicado en la ciudad de Los Ángeles que posee una afición extraordinaria por el arte pictórico callejero. La película muestra las constantes y distintas documentaciones que Guetta realiza a lo largo de la historia. Allí, Guetta intentará desde encontrar una oportunidad para encontrarse con su primo, el artista urbano apodado “Invader” hasta su introducción como participante entremedio de las distintas obras de los artistas callejeros a los que admira, como Fairey o Banksy, director del documental que posee una participación fundamental en el filme y en el cual no se desvela nada sobre él.

El caso es que el documental es interesante, crea intriga y admiración por esas actividades clandestinas, simpatizas con el personaje principal Guetta, por su peculiar forma de entender el arte y su extravagante hobby.

El documental llegó a estar nominado a los Oscar e igualmente creó polémica, pues muchas personas pensaban que se debía haber metido en la categoría de falso documental, pero claro ¿cómo saber esto? ¿Es real lo que cuenta el documental o no? Bueno, pues esta es la magia y el enigma que rodea a este seudónimo.

En el año 2014 es cuando comienzan a haber acciones de otros artistas callejeros, en contra de la obra de Banksy. En octubre de ese mismo año, el artista realizó un nuevo graffiti, llamado “La Chica con un tímpano perforado” (O más bien, La Chica del Piercing”), una parodia del cuadro “La Chica de la Perla”, de Johannes Vermeer, en el que la importancia del pendiente, la perla, es sustituida por una alarma de seguridad que ya existía en la pared. Cuando se empezó a especular que era una obra de Banksy, al poco tiempo ésta fue manchada con pintura negra. Y como esta acción hay otras, por ello en algunos lugares han protegido las obras con fibras de vinilo para protegerlas y que estas puedan ser reparadas o limpiadas más fácilmente.

En 2015 Banksy inaugura la instalación temporal Dismaland, a modo de parque temático, que realizó en colaboración con otros 58 artistas. Cuando la instalación cerró sus puertas, el equipo encargado de su montaje se traslado al campo de refugiados de Calais donde construyeron varias viviendas temporales y un parque de juegos para los refugiados.

En diciembre del mismo año apareció un nuevo mural que mostraba a Steve Jobs, el que fuera presidente de Apple, en el campo de refugiados de Calais, con el mensaje escrito de: El hijo de un inmigrante de Siria. Una denuncia a las condiciones de los refugiados sirios en el infame campamento “La jungla” de la ciudad portuaria francesa.

En 2016 un nuevo graffiti que tuvo bastante repercusión mediática. El que realizó obre un tablón de madera en la fachada de la Embajada de Francia en Londres. Dibujó a la niña protagonista del musical “Los Miserables” con una bandera de Francia deteriorada a sus espaldas y botes de gases lacrimógenos que le hacia llorar. Esta obra tenía un código QR que te enlazaba con un video en youtube de la policía usando gases lacrimógenos para desalojar el campamento de Calais.

Os recomiendo un documental que salió en 2017 que se titula Saving Banksy y que habla sobre la apropiación de una obra callejera y su especulación y venta en el mercado. Incluso, sin el consentimiento del artista.

No sé, por eso digo que detrás de todo esto hay más de lo que sabemos y que el mercado, el sistema, puede engullirte sin que apenas te des cuenta.

Nos acercamos a 2018 que fue cuando se realizó esta, también bastante mediática, acción; en la que después de subastar una de sus pinturas, la obra se autodestruye inmediatamente. ¿Es una acción contra el mercado o aprovecha esa misma peculiaridad para tener más visibilidad y realzar el propio valor de la obra?

La casa de subastas dijo que se había realizado una nueva obra de arte en su proceso de destrucción y dio la opción al adjudicatario a cancelar su puja. Evidentemente, éste no lo hizo y confirmo su compra.

No sé si será una estrategia de mercado por parte de Banksy, pero si es un ejemplo de lo que hace el sistema para llevarse a su terreno estas acciones, que todas, tienen que ver con dinero.

En 2019 se publica en español su biografía no autorizada, de la cual no os puedo hablar mucho, porque la he comprado pero aún no me ha llegado. Pero parece ser que mezcla realidad y ficción, dejando abierto el dilema de este enigmático seudónimo.

Y por último deciros que este año, 2020 se ha dado a conocer que Banksy financió un barco para rescatar inmigrantes y refugiados en el mediterráneo.

Por ello he comentado antes que qué se hacía con ese dinero, pues si ya estas metido o engullido por el mercado, quizá tu lucha cambia hacia otros modos, ofreciéndote la oportunidad de realizar estas acciones, por ejemplo.

Independientemente de todo lo que rodea a Banksy, es innegable que es el artista más reconocido, controvertido y enigmático del mundo del street art. Lo puedes amar u odiar, lo puedes admirar o rechazar, pero sus obras, al menos algunas de ellas, han tenido  un mensaje impactante, una repercusión inusual y ¿Qué más da quien sea Banksy si su mensaje artístico, social y político ha llegado a millones de personas?

Jorge Barroso “Bifu”

Formato Audio en IVOOX: https://www.ivoox.com/14×1-quien-es-banksy-audios-mp3_rf_60099270_1.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: