bauhaus (la arquitectura como actividad social, intelectual y simbólica)

nota: como curiosidad, este escrito lo voy a realizar completamente en minúsculas, haciendo homenaje a la propia bauhaus que nunca usaban en sus escritos las mayúsculas porque decían que no servían para nada.

el día 15 de agosto de 2020 tuvimos la primera reunión del laboratorio xm2. ya, anteriormente habíamos tenido conversaciones sobre la inclusión del arte en los procesos arquitectónicos, así que decidimos incorporar a estas conversaciones, ejemplos de otras prácticas similares.

por supuesto, como primer análisis, y dentro de estas formas, no podía faltar una escuela que planeó conceptos pedagógicos hasta el momento inexistentes, trabajo sistemático entre el arte,  diseño y arquitectura. un movimiento artístico surgido en alemania en el año 1919 y que duró hasta el inicio de la segunda guerra mundial.

cierto es que esa escuela cerró definitivamente sus puertas en el año 1933, pero sus diseños, su creatividad y sobre todo, sus conceptos, duran hasta el día de hoy. no hay calle, casa, oficina, parque… que no tenga diseños en su mobiliario o en su propia arquitectura, que no vengan heredados del estilo de este grupo. hablamos lógicamente de la bauhaus.

es cierto que se conoce mucho el diseño de la bauhaus, y se sabe que en todas las incursiones que realizaron en las muchas disciplinas que albergaron; pintura, textil, arquitectura, escultura, cerámica, incluso teatro, tenían una concepción de los elementos y su diseño basado en las figuras geométricas básicas y los colores primarios, apoyados por blanco y negro. pero esto no es del todo cierto, o al menos, no forma parte de su pedagogía desde el inicio, esta forma de concebir el diseño no entró en la escuela hasta la llegada de vasili kandinsky.

si tuviera que resumir un concepto básico de la bauhaus, podría decir que, desde mi punto de vista, que buscaban el diseño desde un fin utilitario, y que éste, además de servir para la buena utilización del elemento o del objeto, fuera asequible económicamente para todo el mundo. digamos que democratizaron el diseño.

pero hay otra cosa que me llama especialmente la atención, que son sus formas. las maneras de integrar lo social dentro del aprendizaje, lo político dentro del arte, la artesanía como base del artista, el fin utilitario dentro del arte, el encuentro de todas las artes en los procesos arquitectónicos…

el arquitecto bruno taut, escribió un folleto del consejo de trabajo, que llamó especialmente la atención del primer director que tubo la escuela, walter gropius. en este escrito rezaba la frase “no hay frontera alguna entre el arte industrial y la escultura o pintura, todo es uno: construcción”. bien, pues aquí es donde gropius entiende la construcción como actividad social, intelectual y simbólica. además de reconciliar los, hasta entonces, independientes oficios y especialidades, uniéndolos en el trabajo común.

“la construcción allana diferencias de condición y acerca a los artistas al pueblo” decía gropius al respecto.

walter gropius (primer director de la bauhaus)

estos fueron los inicios de la bauhaus en la ciudad de weimar, donde su primer manifiesto contenía no solamente una aclaración de principios- “la meta final de toda actividad artística es la construcción”, sino que también informaba de los objetivos, el programa educativo y las condiciones de administración.

… la novedad de gropius era el subordinar la escuela a una meta: el edificio levantado colectivamente, al que todos los oficios debían contribuir.

… un proceso formativo de consecuencias sociales.

walter gropius, en 1919, anunció en una carta que él colocaría en weimar “la primera piedra de una república de la humanística”. refiriéndose a cuando comenzaban a construir la escuela.

voy a intentar ir por orden cronológico, exponiéndoos las características que se acercan más a nuestros criterios como colectivo:

como curiosidad, os diré que en los inicios de la escuela existían varios profesores que impartían diferentes disciplinas. aunque os parezca raro, también había teatro. se encargaba el profesor schreyer y aunque en un principio no estaba previsto en el primer plan de estudios, este taller era considerado parte ineludible de la bauhaus como un todo, especialmente como contrapeso ideal a la “construcción”. “construcción y teatro”, “trabajo  juego” estos eran conceptos que debían enriquecerse mutuamente.

Ballet Triásico

lo veremos con la filosofía y pedagogía de uno de los profesores más influyentes en los inicios de la bauhaus, johannes itten.

itten puede describirse con parejas de opuestos: “intuición y método”, o también “capacidad de vivencia subjetiva y capacidad de reconocimiento objetivo”. ejercicios de movimientos y respiración (digamos desde esta pedagogía teatral) iniciaban con frecuencia las clases de este extravagante profesor. lo hacía como método de relajación, entendiendo que el alumnado con estos métodos, entraría en un buen estado de concentración para afrontar los conocimientos, el estímulo de la creatividad, etc.

si entramos en conceptos pedagógicos, os diré que “itten impartía sus clases bajo la divisa: el juego será fiesta – la fiesta será trabajo – el trabajo será juego.

itten impartía sus clases bajo tres puntos; bocetos de la naturaleza y la materia, el análisis de viejos maestros y la clase de desnudo. pero entended que no entre en estos conceptos, pues no son del todo relevantes para nuestros estudios, además de que el texto sería muy extenso. recomiendo que si alguien esta más interesado en estos temas, existen infinidad de libros dedicados a la bauhaus.

yo me quedaré con los conceptos que nos interesan dentro del colectivo, como que las clases debían ser paralelas, digamos que en la educación tendría que impartirla un artista y un artesano, para brindar al alumno una enseñanza más completa que la que habría obtenido de un solo maestro; así surgían diseños trabajados tanto del punto de vista formal, como artesano.

gropius decía: “era necesario trabajar bajo dos profesores distintos, pues no había artesanos con suficiente fantasía para dominar los problemas artísticos, ni artistas con suficientes conocimientos técnicos para dirigir un taller. primero había que educar a una generación que fuera capaz de unir ambas características”.

fiesta cubrir aguas

otra cosa que me parece atractiva de los comienzos de la bauhaus es que perseguían la idea de la colonia como lugar ideal para vivir y trabajar en comunidad, desde su compromiso con el “consejo del arte”. durante los primeros años de la bauhaus en weimar, la colonia les parecía la única posibilidad de llevar a cabo una reforma sustancial. “el quid es que hoy en día nos es imposible reformar una parte del todo, y hemos de poner la vida entera en cuestión: el modo de vivir, la educación infantil, la gimnasia, y así hasta el infinito”. decía gropius.

ellos mismos, levantaron su escuela, a ella incorporaron viviendas de profesores y alumnos, era una forma muy distinta de concebir el conocimiento, la experimentación y la práctica.

quizá, de aquí nos viene, al colectivo la habitación semihundida, la idea de no tener un centro estable, más que experimentar en los lugares donde nos salen los trabajos. como dice nuestra compañera alice atoutt, la ciudad como laboratorio de experimentación.

gropius intentaba orientar los trabajos en los talleres hacia una nueva tendencia. hasta entonces, los alumnos se habían ejercitado en artesanía valiéndose de lo aprendido en el curso preparatorio, pero se echaban de menos tareas guiadas por la finalidad, pues el trabajo en la “construcción común” había sido sólo la excepción. la bauhaus tiene que crear “formas típicas que simbolicen el mundo”. proclamaba gropius en 1922. poco después se dedicaba incansable a la propagación de un nuevo lema: “…arte y técnica, una nueva unidad…”. con ello se alzaba el trabajo de la bauhaus bajo una divisa completamente nueva. en su comienzo, en el año 1919 su lema se trataba de: “arte y artesanía – una nueva unidad”.

talleres

así que los talleres se convirtieron, en talleres productivos. con ello se abrían posibilidades de ganar dinero para los estudiantes que ya habían terminado la formación. además de que la escuela, fuera sostenible por sí misma.

bueno, también es el momento en el que entra kandinsky y comienza la revolución de la forma, aquello que hablaba al principio del texto.

diseño en base al uso; no a la forma

con la misma naturalidad que se aceptan las formas y los colores básicos como punto de partida del diseño, los alumnos se cuestionaban la función. había que producir la forma adecuada al uso, no estilo, ni artesanía industrial.

comienzan a realizar análisis funcional. por ejemplo, análisis de los muebles. las innovaciones de todos los muebles importantes se justificaban a partir de 1924 con análisis funcionales de este tipo. (es la primera vez que aparece la frase “análisis funcional”)

(leyendo las notas que me voy escribiendo cuando leo ciertas cosas que me interesan, me había apuntado esto: “teoría y práctica: formal, técnico y económico. creo que es lo que veo como base de la primera etapa de la bauhaus”.

en 1925 los profesores de weimar habían revocado sus contratos con el estado y esto hizo tambalear la posible continuidad de la bauhaus. pero una oferta de la ciudad de dessau, hizo que gropius trasladara allí su escuela.

por aquel entonces, la filosofía de dicha escuela y los progresos educativos y de trabajo industrial, estaban siendo valorados por muchas ciudades, como múnich, darmstadt, hamburgo… pero fue finalmente dessau quien realizó una oferta firme para que la escuela se trasladara a su ciudad.

igualmente allí, trabajaron los propios alumnos y alumnas en la construcción de su propia escuela. las obras comenzaron el 1 de abril de 1925. y creo que sobre el 4 y 5 de diciembre de 1927 fue cuando se realizó un gran acto festivo como inauguración de la nueva escuela.

como siempre, dentro de los actos de la bauhaus, hubo exposiciones, conciertos, representaciones del teatro… la bauhaus ofrecían un amplio programa a los invitados e invitadas. y quizá lo más importante para las personas que componemos el colectivo de la habitación semihundida, es que se generaba contenido social, artístico y educativo en los propios recintos de obras, aprovechando así el uso de los espacios.

en esta etapa es cuando comienzan a entender que los interiores deben ser presentados como higiénicos, de fácil cuidado, prácticos y funcionales. así que entienden que deben involucrarse más con el mobiliario. éste, tenía que volverse más sencillo y barato y cumplir su función de uso diario.

y continúan con su meta ideal de cooperación de todas las artes en la construcción, obteniendo en todos sus trabajos un diálogo entre la arquitectura, el diseño de interiores, el taller de textil, la escultura, la pintura… además, todo ello, generado en el mismo campo de trabajo, hace que exista una convivencia social, un trabajo colectivo y una sinergia muy productiva de los diferentes talleres.

hannes meyer (segundo director de la escuela)

entre los años 1926 y 1927, la bauhaus entra en tiempos difíciles, algunos infundidos por cuestiones económicas, otros por conceptos de trabajo y sistemas pedagógicos. pero sobre todo, debemos entender que alemania en esos momentos comenzaba a sufrir unos desafortunados cambios políticos que poco a poco llevarían a la sociedad a un estado de incertidumbre y finalmente al caos.

también es el momento en el que gropius deja la dirección de la escuela y entra meyer como nuevo director.

meyer desarrolló la idea de una arquitectura radicalmente funcional que renunciaba por completo al concepto arte. para ellos, la construcción era el resultado de la planificación sistemática, tenía que ser desarrollada a partir del material, y había que estar acorde con las necesidades del usuario.

“funcionalismo-colectivismo-constructivismo”

esquema etapa meyer

del 1930 al 31 la escuela concibe 4 puntos fundamentales:

  1. ampliación de la clase
  2. eliminación de los pintores
  3. instrucción exclusivamente materialista
  4. cambiar toda la infraestructura pedagógica del instituto y diluirla en una instrucción básica sociológica, una económica y una psicológica.

“los campos de la sociología y la biología deberán, mediante conferencias y cursos de personalidades prominentes, tener más cabida en la bauhaus”.

es cuando se comienza a desarrollar modelos para “el pueblo”, para “el proletariado”. de este modo asignaba meyer una meta social al trabajo de la bauhaus. ésta que no tardaría en concretarse con la divisa de “necesidades populares en vez de lujo”. la palabra standard era ahora uno de los conceptos directivos del trabajo. la idea de meyer era crear un número reducido de productos standard  corrientes que, producidos industrialmente, fueran accesibles al más amplio sector de la población y se integraran anónimamente en la vida diaria.

“un objeto se determina mediante su carácter. para darle tal forma que el objeto funcione – un recipiente, una silla, una casa – , es necesario investigar antes su carácter”.

pero mientras gropius da por sentado que cada objeto tiene un carácter “válido”, y por ello promovía que su forma se redujera a “colores y formas típicas que todo el mundo pudiera entender”, meyer no coge la investigación del carácter como punto de partida de la actividad creativa, sino la averiguación sistemática de las necesidades de consumo. con ello sentó el proceso de diseño sobre nuevos principios.

obra de marianne brandt (una de las mujeres que llegó a estar en el taller del metal) hablaremos de las mujeres y su importancia dentro de la bauhaus en el siguiente post.

“hannes meyer basaba sus clases de arquitectura en un amplio entendimiento de la construcción. edificar era para el un “proceso elemental” que tenía en cuenta necesidades biológicas, intelectuales y corporales, y, por ello, hacía posible “vivir”. era, pues, imprescindible tener en cuenta la existencia humana en su totalidad. la meta de esta forma de edificar era el bienestar popular. había que igualar con “colectivas” las necesidades personales y las sociales a través de la arquitectura.

se crearon 3 puntos fundamentales para el trabajo:

  1. tratamiento sistemático de tareas de construcción pequeñas y concretas.
  2. participación en “células cooperativas” en tareas de envergadura, como la escuela estatal adgb y la colonia törten.
  3. tesinas y trabajos por libre.

la multiplicidad de problemas que el alumnado tuvo que resolver quedó grabada en las hojas de los planos, llenos de análisis, tablas y experiencias únicas, cuya valoración debía dar como resultado el edifico.

meyer dio una definición radical: “construir no es ningún proceso estético, y construir es sólo organización; organización social, técnica, económica y psíquica”.

“el arquitecto ha muerto” decía meyer en una conferencia. pretendía educar a sus alumnos en un formato de trabajo creativo y en grupo.

hannes meyer llevó a la bauhaus, durante su periodo de director, a una base acorde con los tiempos: criterios sociales y científicos llegaron a ser decisivos para el proceso creador. meyer reaccionaba así, no solo por la necesidad y extrema pobreza de amplios sectores de la población, sino que, al mismo tiempo, se preocupaba de sistematizar los conocimientos sociales y científicos de la época y de integrarlos en todos los talleres.

mies van der rohe como tercer y último director de la bauhaus.

es cierto que durante la dirección de grupios, el grupo abolía la política, y se declaraba un movimiento apolítico. pero durante el mandato de meyer, la filosofía de la escuela coge un rumbo más cercano a los criterios comunistas. quizá esto hace que los nacional socialistas, ya bastante presentes en el poder político alemán, no comulguen con las propuestas de la escuela. y aunque finalmente, hay un intento por parte de mies van der rohe, último director de la bauhaus del 1930 al 1933, de no posicionarse políticamente y poder continuar con el proceso creativo de la escuela, esto no impedirá su inminente cierre.

de alguna manera, esta última etapa coge un curso más conservador. y aunque a niveles de diseño, su arquitectura puede ser interesante, para nuestro colectivo, estos modos de trabajar no son verdaderamente relevantes. aunque, no acorde a nuestros principios de trabajo, no quiero dejar de destacar su propuesta de diseño arquitectónico y de cómo mies van der rohe libera la arquitectura de toda función y diseña la construcción como una obra de arte espacial.

igualmente, todo esto es lo que hace que ya en nada se parezcan los procesos y conceptos de creación a los inicios de esta escuela.

sólo me queda por decir, que en el año 1933, con el posicionamiento de los nacional socialistas en el poder, la bauhaus cierra sus puertas definitivamente. pero no con ello se pierde, todo lo que investigaron, todo lo que produjeron… así podemos ver en nuestro día a día diseños y conceptos que se han hecho cotidianos y que están inspirados indudablemente en el estilo bauhaus. y quizá en nuestro caso, como colectivo, también nos ha servido como modo de inspiración para nuestra forma de concebir el trabajo artístico, arquitectónico y de encuentro con el ámbito socio político.

jorge barroso “bifu”

ENLACE EN AUDIO IVOOX: https://www.ivoox.com/10×1-la-bauhaus-la-arquitectura-como-actividad-social-audios-mp3_rf_57774756_1.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: